Aferrarse al agua a través de una agricultura sostenible adaptada al clima

También disponible en English
El cultivo del arroz en Ma el Territorio Sostenible Adaptado al clima en Vietnam. El arroz es un cultivo básico en el sudeste de Asia, que depende en gran medida de la disponibilidad de agua. Photo: CCAFS SEA
(view original)
Mar 22, 2018

por

Alexandra Popescu (CCAFS)

Etiquetas

Al celebrar el Día Mundial del Agua, reflexionamos sobre cómo el retorno a la naturaleza en busca de respuestas puede brindar seguridad hídrica a los agricultores. de todo el mundo

El agua nos mantiene vivos. Lo usamos a diario, en una miríada de formas. Algunos usos comunes son obvios, pero otros son más difíciles de ver, como el agua escondida en nuestros alimentos: el agua que entra a las verduras y frutas en nuestras mesas. Para los agricultores de todo el mundo, tener la cantidad adecuada de agua para sus cultivos puede hacer que sus medios de vida se deterioren o mejoren, y finalmente, decide la seguridad alimentaria a nivel micro y macro.

Actualmente, la agricultura es responsable de aproximadamente el 70% de las extracciones de agua a nivel mundial, y la mayor parte se destina al riego. Y mientras el jurado está todavía fuera de las cifras exactas de la demanda futura de agua, se estima que la demanda mundial se incrementará en un 20-30% para el año 2050 (Informe de Desarrollo del Agua de la ONU 2018) a medida que la población mundial, y su demanda de alimentos, aumentarán. Según la ONU, las principales oportunidades para aumentar la productividad agrícola se encuentran en "sistemas alimentados por lluvia que representan la mayor parte de la producción agrícola actual y la agricultura familiar, proporcionando los mayores beneficios de medios de subsistencia y reducción de la pobreza". Pero las condiciones climáticas cambiantes alterarán los sistemas hidrológicos en muchas regiones, ya que se predice que los patrones de precipitación serán cada vez más variables y los eventos climáticos extremos más frecuentes.

Uso del agua 2.0

El Programa de Investigación del CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) se centra en la agricultura sostenible adaptada al clima (ASAC) para ayudar a los pequeños agricultores a adaptarse y mitigar el cambio climático futuro de una manera que garantice medios de vida seguros. El mantenimiento y la mejora de la gestión del agua desempeñan un papel fundamental en el fortalecimiento de la producción agrícola en los territorios sostenibles adaptados al clima (TeSAC) de las cinco regiones donde trabajamos. Y en muchos casos, esto implica buscar soluciones basadas en la naturaleza que puedan servir de base para las prácticas adaptadas al clima del agua.


Las bombas de agua solares se utilizan para el riego por goteo. Foto: Adam Ojdahl (IWMI)

La red de territorios adaptados sostenibles al clima de CCAFS, que abarca diversos sistemas agroecológicos en 20 países, es un valioso campo de pruebas que nos permite probar y evaluar junto con las comunidades agrícolas la eficacia de las intervenciones de gestión adaptadas al clima del agua para cada contexto local". dice Osana Bonilla-Findji, Oficial Científico de CCAFS para el eje temático de prácticas y tecnologías de agricultura sostenible adaptada al clima. "Estas prácticas aumentan la eficiencia en el uso del agua y la gestión de su disponibilidad a lo largo del tiempo, y también respaldan la toma de decisiones para la planificación agrícola".

Atrapando la Lluvia

ASAC depende de las precipitaciones para combatir su comportamiento cada vez más errático, aprovechando al máximo cada gota y almacenando el exceso para usarlo en momentos de necesidad. La recolección de agua de lluvia puede asegurar los recursos hídricos en regiones con precipitaciones irregulares y en aquellas que enfrentan una variabilidad creciente de las precipitaciones. En este enfoque, los agricultores canalizan el agua de lluvia a los embalses o tanques para su almacenamiento durante la temporada de lluvias, y luego usan el agua almacenada cuando las condiciones son secas. También se pueden utilizar áreas de captación, cuencas de plantación o presas de tierra. Estas prácticas les permiten producir cultivos que de otra manera requerirían traer agua desde lejos, o que no sobrevivirían en absoluto.

 Estamos cosechando agua. Tenemos un tanque de agua sobre el jardín, trabajando con la ayuda de la gravedad. Antes, en tiempos de sequía, teníamos que llevar agua para todo lo que pudiéramos haber necesitado, incluido el riego. Y a veces no tenemos lluvia durante siete meses. Ahora las cosas son diferentes".

Ana Rivera, agricultora en TeSAC Cauca, Colombia


Tanque de agua para la recolección de agua de lluvia en TeSAC Cauca, Colombia. Foto: Alexandra Popescu (CCAFS)

Las bombas de agua solares para riego también están en aumento; en India, el gobierno ha otorgado 21.8 mil millones de dólares para proporcionar 1,75 millones de bombas solares agrícolas sin conexión a la red. Las bombas tienen un doble propósito: ayudan a los agricultores a regar sus tierras y les permiten vender cualquier cantidad de energía excedente que tengan.

Gota a gota

El riego por goteo es una solución generalizada para los agricultores en los TeSAC, que les permite suministrar de manera eficiente la cantidad de agua que necesitan sus huertos familiares y cultivos. Con esta tecnología, las gotas de agua solo humedecen la zona de las raíces de las plantas, lo que reduce la escorrentía y la evaporación y evita que los nutrientes se eliminen por lavado. Esto puede aumentar sustancialmente la productividad de los cultivos y los árboles al tiempo que ahorra agua, ambos elementos clave de la agricultura sostenible en áreas que enfrentan una creciente variabilidad climática.

 Planté un monocultivo de yuca, que requería insumos cada año y causaba erosión y degradación del suelo. Ahora, he convertido 1.2 hectáreas de yuca en árboles frutales en un patrón espiral -que es similar a la siembra en contorno- con Arachis pintoi, y he aplicado riego por goteo y un estanque para almacenar agua. Creo que esta práctica me proporcionará mayores ingresos, me ayudará a adaptarme a la sequía y reducirá la erosión del suelo y la pérdida de humedad del suelo".

Duong Duc Thai, TesAC My Loi, Vietnam

Pero una mejor irrigación no se detiene aquí. Los agricultores también pueden usar la tecnología de rociadores, Irrigación en la Raíz Parcial Alternada (Alternate Partial Rootzone Irrigation o alternar el mojado y secado (alternate wetting and drying), lo que reduce el agua, los costos y las emisiones de metano del arroz.

Crecimiento y protección

La agricultura de conservación, otro enfoque relevante para la ASAC, está cobrando impulso en las comunidades rurales de todo el mundo. Conservar la base material que permite que la agricultura continúe es crucial: cuidar el suelo y el agua significa cuidar los cultivos. La ASAC apuesta por un enfoque menos invasivo y permite que la naturaleza haga parte del trabajo. Los agricultores en los TeSAC, por ejemplo, dependen de los sistemas agroforestales, cultivando cultivos anuales o perennes junto con árboles, arbustos y pastos. En el TeSAC de El Tuma-La Dalia en Nicaragua, Wilfred Salgado maneja sus arbustos de café bajo la sombra de una variedad de árboles y palmas de plátano, lo que no solo mejora la calidad de las cerezas de café, sino que también aumenta el drenaje del suelo y su capacidad de contener agua.

Los agricultores africanos continúan utilizando los conocimientos y prácticas tradicionales a través del zai, una técnica de plantación que consiste en colocar compost y estiércol sobre las semillas en pozos poco profundos, mejorando así el uso de agua y nutrientes y reduciendo la escorrentía y el agotamiento de nutrientes en las zonas secas.

Lee más: