Los Ministerios de Agricultura y de Medio Ambiente de Costa Rica unen fuerzas para cumplir con el acuerdo de París

También disponible en English
Los ministros de Agricultura y Medio Ambiente de Costa Rica firman un acuerdo para descarbonizar la agricultura del país. Foto: M. Veeger
(view original)
Mar 12, 2018

por

Marieke Veeger (UCI), Charlotte Ballard (Utrecht University), Alexandra Popescu (CCAFS), Agripina Jenkins (UNDP)

Etiquetas

Regiones

En Febrero, los ministerios de Agricultura y Ganaderia y de Ambiente y Energia firmaron un acuerdo para fomentar la reducción gradual de gases con efecto invernadero en los sectores agrícolas y ganaderos.

Tras el COP21 en Paris, donde 196 paises se comprometieron a significativamente reducir emisiones de gases con efecto invernadero, se ha establecido la necesidad de políticas y acciones concretas para prevenir subidas de temperatura mayores que 1,5C y asegurar el alimento y la nutrición para las personas más vulnerables.

Costa Rica, líder mundial en términos de conservación medioambiental y sostenibilidad, acaba de tomar un paso grande hacia conseguir su Contribución Nacional Acordada (NDC en inglés) para reducir sus emisiones de gases invernaderos (EGI) en los sectores agrícolas y ganaderos. El sector es responsable en estos momentos de aproximadamente el 37% de las EGI nacionales. De estas emisiones, el 54% es óxido nitroso, un gas con un alto impacto en el calentamiento global.

En vez de fijarse en la cantidad emitida a reducir, la formulación del acuerdo entre los dos ministerios fue vista como una oportunidad para involucrar a agricultores de pequeña, mediana y gran escala y reflexionar sobre las condiciones necesarias para la transformación hacia un sector resiliente con bajas emisiones de carbono. Además, considerando el papel importante del sector privado en la reducción de emisiones, y su exposición cada vez mayor al cambio climático, este acuerdo fue redactado en un proceso de diálogo participativo con corporaciones con altas EGI, además de autoridades públicas, ONGs y la comunidad científica, con el objetivo de descubrir vías posibles hacia la competitividad ecológica  del sector agrícola costarriqueño, tomando en cuenta cambios en el clima y los fenómenos meteorológicos extremos.

No es fácil navegar la transición hacia agricultura y ganadería baja en emisiones de carbono, con muchas partes interesadas, continuos cambios en patrones de consumición, conectividad en la región y el sistema alimentario mundial y los retos que los agricultores se encuentran para mantenerse resilientes hacia los cambios en el clima. Por esta razón, los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) y de Ambiente y Energia (MINAE) decidieron usar el análisis de múltiples escenarios futuros para explorar inseguridades que podrían influenciar la capacidad del sector para evolucionar gradualmente hacia una economía con agricultura de bajas emisiones como norma.

La metodología de escenarios utilizada en este proceso fue desarrollada por el programa investigación sobre cambio climático, agricultura y seguridad alimentaria (CGIAR, siglas en Inglés) y la universidad de Oxford, implementada en Centroamérica y la región Andina por la Universidad de cooperación internacional (Uci, siglas en Inglés), en colaboración con el instituto Copérnico de Desarrollo Sostenible de la universidad de Utrecht.

Durante un periodo de dos meses, expertos y autoridades del MAG colaboraron con representantes de corporaciones de altas emisiones, además de expertos de universidades nacionales y entidades científicas, para crear y analizar una colección de cuatro hipotéticos escenarios futuros. Estos escenarios son historias del futuro contadas en palabras e imágenes, mostrando vías plausibles de desarrollo socioeconómico, medioambiental y político del sector agropecuario.

El análisis de estos escenarios resultó en una serie de recomendaciones para el gobierno y el sector privado para facilitar la transición hacia una agricultura y ganadería baja en emisiones de carbono. Estas recomendaciones fueron utilizadas posteriormente en una serie de reuniones adjuntas para discutir, debatir y redactar el acuerdo.

Este acuerdo ha establecido la ruta hacia la descarbonización del sector agrícola costarricense. Promueve la investigación y el desarrollo de métodos para medir emisiones, implementar tecnología, y mecanismos para facilitar el acceso a mercados internacionales, educando consumidores en el país. Será modificada en 5 años para asegurar su progresión y mantenerse ajustada al objetivo nacional de reducción de emisiones.

El acuerdo proviene del compromiso internacional de Costa Rica para reducir las emisiones en los sectores cafeteros y ganaderos, establecido en las acciones mitigantes proporcionales a los países (NAMAs, en Inglés), y promete desarrollar nuevas acciones en otros sectores. Desde hace varios años, el diálogo del sector sobre resiliencia hacia el cambio climático y reducción de emisiones ha sido parte integral de los esfuerzos del gobierno para cumplir las indicaciones internacionales sobre adaptación y mitigación del cambio climático, y es realizada con apoyo de agencias de desarrollo internacional tales como el programa de desarrollo de la ONU (UNDP), CCAFS y la corporación alemana por la cooperación internacional.