Download Now! Actions to Transform Food Systems under Climate Change

Portafolio de herramientas para evaluar vulnerabilidad al cambio climático

Los métodos participativos promueven espacios colectivos para la reflexión acerca de causas y consecuencias de ciertas prácticas de adaptación al cambio climático. Foto: M. Beltrán (Bioversity)
(view original)
Abr 25, 2015

por

Marcela Beltrán (Bioversity International)

Regiones

Nuevo estudio sobre la efectividad de los métodos participativos en estimar la vulnerabilidad al cambio climático en Colombia

La mayoría de esfuerzos para ayudar a los países en vías de desarrollo a adaptarse al cambio climático se han enfocado en acciones impuestas desde el nivel global hacia el nivel local, basados en los escenarios de cambio climático derivados de modelos globales. Sin embargo, los impactos climáticos pueden ser muy diferentes de un área a otra, por lo que para generar estrategias de adaptación al cambio climático exitosas, las percepciones locales deben ser tenidas en cuenta.

Para incluir las perspectivas locales es necesario hacer un trabajo participativo con la comunidad, en donde se incluya el conocimiento, las necesidades y capacidades de los productores locales. Así mismo, se debe promover la participación equitativa de hombres, mujeres y grupos históricamente marginados que son los más vulnerables al cambio climático.

Bioversity International y el Instituto para Estudios del Desarrollo (IDS, por sus siglas en inglés), diseñaron un portafolio de herramientas para realizar el análisis de vulnerabilidad al cambio climático con un enfoque participativo. Esta herramienta sirve para recoger datos clave para el desarrollo de planes de adaptación tomando el punto de vista de hombres, mujeres y los grupos más vulnerables a nivel local.

Este portafolio está compuesto por una serie de métodos participativos que permiten recopilar información acerca de las características sociales, ecológicas, impactos del clima, medios de vida, cambios en las prácticas agrícolas e indicadores de bienestar y seguridad alimentaria de una comunidad específica.

Probando la efectividad

Antes de su divulgación, este portafolio fue probado para evaluar su eficacia en capturar información relevante para generar estrategias de adaptación de base comunitaria. Para su evaluación, se llevo a cabo un estudio donde se compararon los resultados obtenidos con el portafolio y los obtenidos con la encuesta de línea base a nivel de hogar del Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), que ha sido diseñada para recopilar información de línea base para caracterizar comunidades rurales. Ambos métodos se probaron en dos comunidades rurales localizadas en el Cañón del Chicamocha, departamento del Santander (Colombia).

Los resultados de la evaluación fueron muy satisfactorios: en comparación con la encuesta, las metodologías de evaluación participativa generan información más completa. Por ejemplo, las encuestas identificaron que la escasez de agua es un riesgo climático, sin embargo, este riesgo está relacionado con la deforestación del área que solo fue evidente en las actividades participativas donde la comunidad mostro su preocupación por este tema; esto muestra que las encuestas solo proveen una contribución limitada para entender vulnerabilidad, mientras que los métodos participativos promueven espacios colectivos para la reflexión acerca de causas y consecuencias de ciertas prácticas. En este caso una estrategia de adaptación que los participantes identificaron para enfrentar la sequia en el área, fue la restauración de las quebradas para recuperar las fuentes hídricas. 

Además, el portafolio permitió obtener información clave para generar estrategias de adaptación de manera diferencial por género. Tanto hombres como mujeres de la comunidad están de acuerdo en que la escasez de agua es problema que más afecta las estrategias de vida de los locales. Sin embargo, mientras para las mujeres el efecto de la escasez de agua es reflejado en la producción de comida para consumo familiar, para los hombres afecta los ingresos económicos que se obtienen por la producción de cultivos.

De esta forma las estrategias de adaptación deberían ser diferentes para cada género, resolviendo efectivamente las necesidades tanto para hombres como para mujeres, como se mencina en un artículo de Huffington Post, donde se destaca el trabajo realizado en el Cañón del Chicamocha: Para las mujeres una estrategia de adaptación potencial para mitigar el cambio climático es el rescate de las huertas caseras, optimizando los requerimientos de agua. Para los hombres, la estrategia debe ir encaminada a probar diferentes especies o variedades de interés comercial y resistentes a sequía.

Este proyecto piloto nos da una idea de cómo hacer bueno uso del portafolio para evaluar vulnerabilidad y generar estrategias de adaptación de base comunitaria. El portafolio ha sido diseñado para acomodarse a diferentes escenarios y para ser usado por cualquier organización o persona que esté interesada en generar medidas de adaptación al cambio climático incluyendo las percepciones locales.

Más información