Colombia adopta un nuevo enfoque para reducir las emisiones de la agricultura, manteniendo la seguridad alimentaria

También disponible en English

Los investigadores han concluido que las inversiones en la productividad del ganado y en la capacidad de transporte terrestre en Colombia podrían reducir la deforestación, compensando mayores emisiones del aumento de la producción de cultivos, y generando mayores beneficios.

Un equipo de investigadores dirigido por Alex De Pinto, investigador senior del Instituto de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI en inglés), ha identificado las opciones agrícolas que apoyan la resiliencia y mitigación del cambio climático, y que a la vez sean compatibles con los objetivos nacionales de desarrollo.

Los formuladores de políticas en Colombia utilizaron los resultados en el año 2015 para: a) elaborar políticas nacionales que reduzcan emisiones y b) informar de su compromiso para mitigar el cambio climático en el marco del Acuerdo de París. Los autores sugieren que otros países pueden hacer lo mismo.

En un artículo publicado en la revista científica World Development, el equipo de investigadores presentó un marco de modelación para el análisis de una serie de políticas orientadas a la reducción de emisiones en el sector agrícola en Colombia.

El análisis que los tomadores de decisión necesitan

Para desarrollar políticas agrícolas y de uso de la tierra que permitan el desarrollo sostenible, a la vez que se reducen emisiones, los gobiernos necesitan herramientas que evalúen las disyuntivas, oportunidades y repercusiones de todas las opciones políticas. Las políticas que únicamente tienen como objetivo reducir las emisiones podrían, en última instancia, reducir o aumentar el área asignada a los cultivos, pastizales o bosques o afectar a los rendimientos y costes de producción. Los responsables políticos necesitan políticas que respondan a múltiples objetivos, incluida la seguridad alimentaria, el apoyo de los medios de vida, y las emisiones de gases de efecto invernadero.

La reducción de los aumentos esperados en las emisiones de gases de efecto invernadero requiere la adopción de métodos de transformación que mejoren el uso eficiente de los recursos. Estos enfoques incluyen la optimización del uso de fertilizantes, agua y combustibles fósiles en la producción de la agricultura; la reducción de las pérdidas de alimentos y los residuos; y el cambio de hábitos de consumo a alimentos que producen menos emisiones. En Colombia, los tomadores de decisión trabajaron con el equipo de investigadores para analizar cómo estas estrategias de desarrollo bajas en emisiones podrían afectar a otros objetivos, como la seguridad alimentaria o las exportaciones. Mediante el uso de las herramientas adecuadas, los países pueden identificar las prácticas de producción agropecuaria que promueven el uso eficiente de los insumos, fomentar la salud del suelo y favorecen los ecosistemas florecientes.

El liderazgo de Colombia

Tanto el sector público y privado en Colombia se dedican a la búsqueda de las vías de desarrollo de bajas emisiones en la agricultura y el uso de la tierra que no repercutan negativamente en las ganancias de los agricultores. A través de un compromiso sostenido con ambos sectores, los investigadores identificaron una serie de objetivos de política compatibles con muchas de las prioridades expresadas por las partes interesadas. Estas prioridades habitualmente involucran el uso de los pastos y la ganadería, el uso de los bosques, y el problema de la deforestación causada por los cultivos anuales o el cultivo de palma de aceite. Los resultados del análisis se resumen en la siguiente imagen:


 

La visualización de las disyuntivas entre los beneficios y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para las políticas simuladas en los modelos. Las soluciones "gana-gana" (aquellas con mayores beneficios para los agricultores y que disminuyen de las emisiones totales) están en el cuadrante superior izquierdo. (Fuente:. Figura 7.1, De Pinto et al 2016)

Los resultados indican que el Gobierno Colombiano debe enfocarse en:

  • Invertir en incrementar la eficiencia y la productividad del sector ganadero para reducir el área asignada a los pastos y reducir la tasa de deforestación en la selva amazónica. Esto en realidad es preferible a las políticas orientadas sólo a reducir la deforestación o una reducción de las emisiones de la producción de cultivos por sí sola.
  • Incentivar el uso eficiente de los insumos en la producción de cultivos estratégicos, entre ellos la palma de aceite, caña de azúcar y soja, que también ayudarán a satisfacer tanto las demandas de dieta como de biocombustibles.

Usando esta investigación, Colombia fue de los primeros países que presentó su Contribución Prevista Nacional Determinada (INDC) en la cumbre del clima 2015. Más información sobre el desarrollo de la INDC y su presentación en la COP21.

Colombia presentó su visión nacional de crecimiento verde, informado por este análisis, en un evento paralelo de la COP21 en diciembre de 2015. En la foto (de izquierda a derecha): Rodrigo Suárez (Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Colombia), Andy Jarvis (CCAFS), ex Ministro Gabriel Vallejo (Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Colombia), Alex de Pinto (IFPRI), y Diana Vargas (Cormagdalena). Foto: IFPRI / Keith Fernández

Relevancia global

El marco analítico propuesto por el Dr. De Pinto y sus colegas se puede aplicar a cualquier país interesado en la exploración socioeconómica, producción, adaptación y mitigación/impactos del secuestro de carbono de las políticas de desarrollo con bajas emisiones en la agricultura.

Es nuestro papel apoyar a los tomadores de decisión, proporcionándoles los mejores datos y análisis científicos posibles para apoyar los procesos de toma de decisiones, explicó De Pinto.

La gama de opciones que tienen en frente estos funcionarios puede ser muy diversa, y los efectos de sus decisiones tienen repercusiones importantes, ya veces inesperadas, "dijo.

----

El artículo de revista agradece a los colegas del Gobierno de Colombia - Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), la Federación Colombiana de Ganaderos (FEDEGAN), la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), las Universidades Javeriana y Nacional, la Federación Nacional de Productores de Cereales (FENALCE), la Asociación Nacional de Productores de Papa (FEDEPAPA), y la Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal (CONIF).

Este trabajo fue apoyado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y los Programas de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) y Bosques, Árboles y Agroforestería (FTA).

Emil Caillaux, especialista en comunicaciones del IFPRI, y Julianna White, coordinadora del eje temático de CCAFS Desarrollo Agrícola Bajo en Emisiones son los autores de este post.

Geolocation