Con ‘reporteritos locales’ regresa el amor por el campo

Los jóvenes rurales son los herederos de la tierra, la cultura y la historia de sus comunidades; si ellos no sienten ningún arraigo por el campo y optan por migrar a la cuidad, el campesino está condenado a desaparecer; y no solo la falta de oportunidades de crecimiento profesional, económico y social son la causa.

Los impactos derivados de la variabilidad climática en las zonas rurales, están incrementado las pérdidas en los sistemas agropecuarios, sumando este factor al desencanto y tristeza del futuro que les espera a los jóvenes en las zonas rurales, por lo cual migran a las ciudades a ofrecer mano de obra barata o se ven obligados a viajar a otras regiones rurales a desempeñar actividades relacionadas con cultivos de uso ilícito.

Según Procasur (2012), para Colombia “los jóvenes rurales en comparación con sus pares urbanos presentan una mayor exclusión social, la cual se traduce en años de educación formal, oportunidades de inserción laboral y jóvenes en condición de pobreza. El déficit de alternativas de trabajo en el campo, la falta de oportunidades educativas adecuadas, las deficiencias de infraestructura, de capital, de tierra y de activos en general, crea un escenario lógico para el proceso de emigración de la población juvenil a sectores urbanos. Se estima que 1/3 de la población entre los 15 y 25 años, en su mayoría mujeres, migran del campo a zonas urbanas.[1]

Pensando en ello, y como complemento a la elaboración de los planes prediales de adaptación que cada familia implementa en el Territorio Sostenible Adaptado al Clima (TeSAC) de Los Cerrillos, en el municipio de Popayán, Colombia, el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) junto con la Fundación EcoHabitats, viene enfocando esfuerzos para promover el amor por el campo en los niños y jóvenes de la comunidad, como puente hacia la adaptación del territorio a la variabilidad y al cambio climático.

Producto de un conversatorio con las familias de Los Cerrillos, motivado por la Ecóloga Liliana Patricia Paz, Líder del TeSAC, se identificó entre las metas de los Planes de Adaptación, la vinculación de los niños y jóvenes a través de un programa de fortalecimiento de capacidades. Este programa se inició con un proceso de comunicación para el cambio social; continúa con el empoderamiento en uso de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) para la apropiación territorial y se complementa con procesos de liderazgo y emprendimiento agroempresarial.

Graduación de los 'reporteritos locales' en el TeSAC de Los Cerrillos, Colombia. Foto: LA Ortega

Graduación de los 'reporteritos locales' en el TeSAC de Los Cerrillos. Foto: L.A. Ortega

Capacitación pertinente a la juventud, es la mejor medida de adaptación al cambio climático.

Definitivamente los jóvenes rurales piensan que su futuro está en la ciudad. Situación que no es diferente en el TeSAC Los Cerrillos. En una entrevista, previo el inicio de las sesiones de capacitación, frente a la pregunta ¿qué deseaban estudiar?, menos del 10% de los asistentes, identificaron alguna disciplina relaciona con el agro o el manejo ambiental.

Por esta razón, el primer proceso de capacitación que se desarrolló desde CCAFS y EcoHabitas durante los meses de octubre a noviembre de este año, fue la capacitación de ‘reporteritos locales’ usando medios de comunicación como la fotografía, videos, entrevistas, periódicos murales y virtuales, para que los jóvenes conocieran su territorio y se sintieran orgullosos de él, de su historia y de su cultura.

Graduación en capacitación de reporteros locales del TeSAC. Foto: LA Ortega

Graduación en capacitación de reporteros locales del TeSAC. Foto: L.A. Ortega

Un segundo curso (Sistemas de Información Geográfica y Geoposicionameinto), articulado a la Institución Educativa Las Mercedes, se desarrolla durante el mes de diciembre. Esta capacitación, además de brindarle herramientas geo-informáticas para para el conocimiento y planificación del territorio, les permitirá a niños y jóvenes, involucrarse como actores activos en los procesos de gestión territorial y comunitaria.

En el año 2016, se continuará con un tercer proceso de capacitación relacionado con análisis y desarrollo de mercados articulado al uso de las TIC, buscando que los excedentes de alimentos que se producen con la implementación de las medidas de adaptación en las parcelas de sus padres, puedan ser comercializados en el marco de estrategias de “mercados incluyentes y justos”.

Como complemento a estas actividades, que se seguirán fortaleciendo y replicando durante el próximo año, se exploran mecanismos de articulación con actores estratégicos que permitan fortalecer y escalar estas iniciativas y la posibilidad de facilitar el intercambio de lecciones aprendidas entre los niños y jóvenes del TeSAC con otras regiones.

De esta manera, estamos aportando, a motivar a los niños y jóvenes, para que sean gestores de un nuevo proceso de apropiación del campo, donde las oportunidades nacidas de la adaptación a la variabilidad y al cambio climático que realizan en sus fincas, puedan ser los incentivos y promotores de un nuevo cambio.


[1] JÓVENES RURALES: MAPA DE ACTORES INSTITUCIONALES Y OPORTUNIDADES COLOMBIA.2012