Jóvenes de Olopa aprenden de fotografía, video y cambio climático

También disponible en English
Foto: Carolina del Cid
Jun 16, 2017

por

José Luis Urrea (CCAFS Latin America)

Regiones

La capacitación hace parte de una serie de acciones que CCAFS y sus socios implementan en el territorio para integrar a los pequeños productores y sus familias para mejorar su resiliencia frente al cambio climático.

Nochán es una de las 62 comunidades que conforman el municipio guatemalteco de Olopa, y recientemente se está integrando a las actividades que el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) realiza en el marco de su iniciativa “Territorios Sostenibles Adaptados al Clima (TeSAC).

Una de las primeras actividades realizadas con la comunidad consistió en el taller sobre cambio climático, fotografía y video para jóvenes, al cual asistieron doce estudiantes de entre 11 y 13 años de la Institución Educativa Nochán Olopa, deseosos de aprender sobre cómo cuidar el medio ambiente y nuevas herramientas de comunicación.

Aunque en América Latina hablamos español, cada país tiene una forma diferente para referirse a los jóvenes: las primeras capacitaciones fueron con ‘pelados’ de Colombia, y posteriormente se realizaron talleres en los tres TeSAC de Centroamérica. ‘Chavalos’ de Nicaragua y ‘cipotes’ de Honduras recibieron esta capacitación, y esta vez era el turno para los ‘patojos’ guatemaltecos.

Estos jóvenes llegaron con sus cuadernos y lápices a su salón de clase, pero esta vez para recibir una capacitación diferente: primero aprendieron los componentes básicos de una cámara y cómo usarla. Para el momento de la práctica, los jóvenes por si mismos comenzaron a manipular las funciones y comprendieron cómo estos factores son determinantes para la calidad de las fotos que tomaban.

participantes de la capacitación.
Foto: Carolina del CID 

Uno de los ejercicios que más llamó la atención de los jóvenes fue el de ‘pintar con luz’, en el que aprovechando un lugar muy oscuro, se utiliza una fuente de luz como la linterna de un teléfono móvil para hacer figuras en el aire, mientras la cámara captura la imagen por varios segundos. Con esto se obtiene una foto con fondo oscuro, y el recorrido de la linterna se convierte en un pincel sobre ese fondo permitiendo hacer todo tipo de figuras.

Los jóvenes también aprendieron cómo hacer un guion gráfico para video, elaborando uno para mostrar cómo el reciclaje es una de las iniciativas más importantes que su comunidad está liderando, separando los residuos reciclables y aprovechando los orgánicos para producir compost. El resultado es un video producido y protagonizado completamente por los jóvenes, en el que hicieron además un recorrido por lugares destacados de su comunidad.

Posterior a la filmación del video, los jóvenes recibieron una charla de sensibilización sobre cambio climático y cómo afecta la agricultura. De esta manera aprendieron sobre el efecto invernadero, qué lo causa y cómo los seres humanos estamos acelerando este proceso, además de destacar que la agricultura es uno de los sectores más afectados por el cambio y la variabilidad climática, pero también puede contribuir a su mitigación.

Antes de iniciar el taller se les preguntó a los jóvenes que tanto conocían sobre estos temas a manera de diagnóstico, y al finalizar el taller preguntarles nuevamente para medir el nivel de aprendizaje alcanzado. Los resultados fueron muy buenos, comparando el nivel de conocimiento con el que empezaron el taller.

Los padres de los jóvenes asistieron a la parte final de la capacitación, para ver el video que realizaron. Además de los buenos comentarios del trabajo hecho por sus hijos, manifestaron su satisfacción por ser tenidos en cuenta para estas actividades. También fue la oportunidad para invitarlos a formar parte de la iniciativa TeSAC, de la cual ya han participado otras aldeas del municipio como El Bendito.

Este fue el inicio de una serie de acciones que CCAFS, con el apoyo de socios locales como el CATIE y la Mancomunidad CopanCh’orti’ desarrollan con estas comunidades para mejorar la resiliencia de los pequeños productores al cambio climático, y hacer que Olopa sea un territorio sostenible y adaptado al clima.