Guatemala implementa sistema de monitoreo y alerta temprana de seguridad alimentaria con el apoyo de Bioversity y CCAFS

También disponible en English
Con la plataforma implementada en Guatemala los tomadores de decisiones dispondrán de más información acerca de la situación local en las comunidades. Foto: Carlos Zaparolli (Acción Contra el Hambre)
(view original)
Nov 28, 2018

por

Anna Muller (Bioversity International )

Regiones

La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala puso en marcha una plataforma tecnológica para mejorar la gestión y la respuesta al hambre estacional relacionada con la variabilidad climática.  

La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN) de Guatemala ha iniciado un proceso de implementación de un sistema de monitoreo y alerta temprana de seguridad alimentaria en todo el país. El sistema fue desarrollado en conjunto con investigadores de Bioversity International, el Programa de Investigación del CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) y especialistas en seguridad alimentaria y gestión de riesgos climáticos de Acción contra el Hambre (ACH) bajo el Proyecto AgroClimas.

La plataforma digital apoya la recopilación de datos, análisis y diseminación de información en todos los 340 municipios del país con el fin de mejorar la gestión  y la respuesta al hambre estacional relacionada a la variabilidad climática. En Agosto 2018, SESAN en conjunto von Bioversity International, ACH, CATIE y Nexos Locales/USAID, empezó un proceso de entrenamiento para todos los monitores municipales que van a usar el sistema. Los monitores aprendieron sobre la plataforma y su integración en los mecanismos de gobernanza municipal. La implementación de la plataforma digital es un paso importante que promueve el cambio de una  respuesta reactiva a una crisis hacía la gestión proactiva de riesgos climáticos y seguridad alimentaria.

Un problema recurrente en Guatemala: hambre estacional aumenta con variabilidad climática

Patrones cambiantes en el inicio y la duración de la canícula, un periodo de sequía que ocurre durante la época de lluvia, representan un desafío para las familias de producción de subsistencia en Guatemala a las que ataca el el  hambre estacional y la desnutrición aguda. Solamente en este año, se estima que 1.5 milones de personas  están en riesgo de inseguridad alimentaria por pérdidas parciales o completas en la producción de granos básicos.

Este problema no es nuevo para el país. Sin embargo, con el aumento de la variabilidad climática, la ocurrencia de la canícula parece haber aumentado y al mismo tiempo se reduce el tiempo de recuperación entre los años extraordinariamente secos. A pesar de que el hambre estacional es un fenómeno bien conocido y recurrente, las respuestas oficiales típicamente son tardías, poco coordinadas y reactivas.

Tomadores de decisiones necesitan información comunitaria para apoyar sus acciones

Información oportuna y eficaz a la escala correcta es un ingrediente clave para detectar comunidades y familias en riesgo lo antes posible y para romper el ciclo de respuestas reactivas ante una crisis. Tomadores de decisión en Guatemala expresaron la necesidad de disponer de más información acerca de la situación local en las comunidades. Por el momento, la información sobre seguridad alimentaria y sequía está solamente disponible a una escala muy gruesa. También la ley Guatemalteca de seguridad alimentaria pide la implementación de un sistema de monitoreo y alerta temprana a nivel comunitario.

Co-diseño participativo de un sistema de monitoreo y alerta temprana de seguridad alimentaria

El proyecto de tres años trabajó con un proceso de co-diseño participativo e iterativo, combinando métodos etnográficos, entrevistas cualitativas y encuestas cuantitativas, para poder entender las necesidades de los tomadores de decisión, los ciclos de toma de decisión y el contexto institucional. Usando técnicas de prototipeo, identificamos el sistema de información que mejor armoniza con las demandas de los usuarios. Los monitores de la SESAN recogen un set mínimo de variables claves para apoyar las decisiones principales a nivel local. Los indicadores se definieron en conjunto con los tomadores de decisión considerando criterios cómo disponibilidad, calidad de datos y relevancia. La información proviene de informantes clave y el centro de salud en comunidades seleccionadas representativas para la situación de seguridad alimentaria en el municipio. Decisiones importantes a nivel municipal son por ejemplo la selección de comunidades y familias en riesgo para poder priorizar intervenciones o la definición de la fecha de siembra. A través de teléfonos celulares los datos  se integran a la plataforma donde se analizan con un algoritmo específico que permite estimar el nivel de alerta de la situación en el municipio. Informaciones clave y gráficas están automáticamente compilados en un reporte que luego se distribuirá entre actores claves en SESAN y la municipalidad.

Apoyo político e implementación a  escala

Inicialmente la solución fue desarrollada para la gestión de sequía y seguridad alimentaria en algunos municipios seleccionados del llamado Corredor seco de Guatemala.  Con el transcurso del tiempo, el sistema recibió un fuerte apoyo político y la SESAN decidió implementar el sistema a escala en todos los municipios del país. En septiembre de 2018, la SESAN presentó la iniciativa ante el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN), ente rector para la política de seguridad alimentaria en el país. El CONASAN integra al vice-presidente y a todos los representantes de ministerios relacionados a la seguridad alimentaria. El consejo aprobó la iniciativa lo que refleja su importancia para la política de seguridad alimentaria en el país.  Los próximos pasos planificados son el fortalecimiento de las capacidades técnicas de la SESAN en el mantenimiento del sistema y ver opciones sobre cómo se puede escalar el sistema para integrar a otros actores en el flujo de información, por ejemplo, de otros sectores o del nivel nacional. Además, hay otros países de la zona que mostraron interés en adoptar el sistema para la gestión de sequía y seguridad alimentaria.

Lee más: