Fenómeno de El Niño puede generar ganadores y perdedores en la agricultura mundial

También disponible en English
El Niño puede traer inundaciones de algunas zonas del mundo y sequías a otras. Foto: Neil Palmer (CIAT)
(view original)
Jul 3, 2014

por

Alexa Jay & Jim Hansen (CCAFS)

Etiquetas

Los modelos climáticos predicen un "Fenómeno de El Niño" en ciernes, caracterizado por periodos de sequía en algunas zonas del mundo y fuertes lluvias en otros; creando tanto perjudicados y beneficiados en la agricultura y la seguridad alimentaria.

El Niño calienta el Pacífico

Para junio de 2014, los modelos climáticos predicen una probabilidad del 60% de ocurrencia del fenómeno de El Niño en el verano del norte, y una probabilidad del 75-80% a finales de año.

Los impactos de 'El Niño' son de largo alcance, que influyen en los patrones de lluvia y temperatura en todo el mundo. En la agricultura, estos impactos se hacen sentir fundamentalmente a través del efecto del ciclo de las precipitaciones, sobre todo en el mundo en desarrollo, donde el 80% de las tierras agrícolas depende de la agricultura de secano. Pero no todos los impactos son malos; mientras que algunas zonas pueden sufrir por la sequía, otras disfrutan de las precipitaciones superiores a la media y de buenas cosechas.

"Muchas personas asocian el fenómeno de El Niño con un mal año, con sequías y desastres. La verdad es que, en un año de El Niño, habrá tanto beneficiados como perjudicados en la agricultura y la seguridad alimentaria" – Walter Baegthen, International Research Institute for Climate and Society (IRI)

Ver video: Walter Baethgen on El Niño and Global Agriculture (en inglés)

¿Qué es 'El Niño'?

El fenómeno de El Niño se refiere a las temperaturas superficiales del mar más cálidas de lo normal en el Océano Pacífico oriental tropical. El término fue acuñado por los pescadores de la costa de Perú, que se percataron de un calentamiento periódico que afectó a su pesca habitual, fenómeno que tiende a ocurrir en el mes de diciembre, en asociación la fiesta cristiana del nacimiento de Jesucristo o 'El Niño Dios'. El fenómeno de 'La Niña', lo contrario de El Niño, significa períodos en el este del Océano Pacífico ecuatorial es más frío que de costumbre.

Las condiciones de El Niño y La Niña afectan a los vientos alisios en la región tropical del Pacífico, que a su vez afecta a la distribución de las temperaturas del océano. La fluctuación entre El Niño, La Niña y condiciones neutras (cerca de las temperaturas promedio de la superficie del mar) se conoce como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). Este ir y venir de El Niño y La Niña, y su impacto en los vientos en el Pacífico es donde la parte "Oscilación del Sur" del nombre se origina.

¿Cómo El Niño afecta el clima?

El Niño y La Niña influyen la temperatura y las precipitaciones estacionales en muchas partes del mundo, a través de los efectos de las lluvias tropicales en la atmósfera superior. Nubes de lluvia imponentes tienden a formarse sobre las partes más cálidas del océano Pacífico, que son como unas 'rocas' en la corriente del flujo atmosférico. ENSO cambia la posición del agua caliente y estas nubes hacia el este (El Niño) u oeste (La Niña), creando un efecto dominó en el flujo atmosférico que alcanza transversalmente la superficie del planeta. Estas 'ondas' atmosféricas determinan las posiciones de los monzones y las tormentas en las latitudes más altas.

Debido a sus repercusiones de gran alcance (ver la figura siguiente), El Niño acapara los titulares de prensa de todo el mundo. Entre 1997 y 1998, un evento de El Niño supercargado provocó sequías e incendios masivos en Indonesia; la destrucción de la infraestructura y los cultivos por inundaciones extremas a lo largo de la costa de América Latina; pérdidas en ganadería y agricultura debido a las fuertes lluvias en el este de África, y epidemias de enfermedades infecciosas como la fiebre del Valle del Rift y la malaria asociada a las condiciones meteorológicas extremas y las inundaciones en la misma zona.

El Niño cambia los patrones de precipitación y temperatura normales en todo el mundo [Haga click para obtener el original]

El Niño CAMBIA LOS PATRONES NORMALES DE TEMPERATURA Y PRECIPITACIÓN EN TODO EL MUNDO. AUNQUE LOS EFECTOS VARÍAN DE EVENTO A EVENTO, ESTOS SON LOS PATRONES MÁS CONSISTENTES AÑO A AÑO. VER EL original.

Cada fenómeno de El Niño puede durar hasta ó más de un año; por lo que sus efectos sobre las precipitaciones en todo el mundo pueden persistir durante varias temporadas, y los impactos en la agricultura pueden ser generalizados.

¿Cómo El Niño afecta la agricultura?  

El Niño golpea a muchas zonas agrícolas clave en todo el mundo. Por ejemplo, el aumento de riesgo de sequía durante los años afectados por El Niño puede reducir los rendimientos de los cultivos de secano en el noreste de Brasil; en el verano en el sur de África; y en el segundo semestre del año, en el este y el norte de Australia y el sudeste de Asia que incluye partes de las Filipinas, Indonesia y Vietnam.

También se ha observado alguna conexión entre la sequía en el Sahel de África Occidental (un cinturón de granjas altamente propensas a la sequía y de tierras de pastoreo que bordean el límite inferior del desierto del Sahara), y las condiciones de El Niño. Igualmente en algunos años, El Niño puede retrasar o disminuir el monzón de verano en la India, poniendo en riesgo los medios de vida de cientos de millones de personas.

Pero los impactos de El Niño no son siempre negativos. Por ejemplo, el incremento de la precipitación tiende a mejorar los rendimientos de los cultivos anuales de secano en el cinturón de cereal en el noreste de Argentina, sur de Brasil y Uruguay; en partes del Este de África durante la temporada de lluvias cortas octubre-diciembre, o en el estado de Tamil Nadu en el extremo sur de la India durante el 'rabi' o la temporada de monzón de invierno

¿Cuáles son las probabilidades?

Los impactos de El Niño son pronosticados a través del uso de modelos climáticos y las condiciones observadas en el pasado. Los modelos se ejecutan muchas veces con condiciones iniciales de temperatura superficial del mar, lo que permite emerger la 'señal' de la influencia de El Niño del 'ruido' de los fenómenos meteorológicos individuales. Estos ensayos del modelo producen una distribución de probabilidad de los impactos potenciales, indicando el porcentaje de posibilidades de condiciones particulares. Por ejemplo, un modelo podría predecir una probabilidad del 50% de la precipitación sobre el promedio en África oriental en condiciones de El Niño, una probabilidad del 30% de la precipitación normal, y un 20% de posibilidades de precipitaciones inferiores a lo normal.

Con su poderoso impacto en el sistema climático global, el ciclo de ENOS es una razón importante por la que los científicos pueden hacer pronósticos de temperatura y precipitación con varios meses de anticipación, conocidos como escala de tiempo estacional. En comparación con las condiciones normales, las características de El Niño permiten a los científicos hacer predicciones más precisas de sequía o lluvias extremas para varias regiones del mundo, ofreciendo la oportunidad de apoyar a los agricultores con mejores servicios de información climática para las próximas temporadas.

El Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), con su tema sobre Gestión del Riesgo Climático trabaja para proporcionar servicios de información del clima accesibles para los agricultores en el marco de un enfoque integrado de adaptación al cambio climático. Con el conocimiento de que la temporada puede ser mucho más seca de lo normal, un agricultor podría implementar medidas de ahorro de agua, o cambiar la siembra de una ladera húmeda. Si las condiciones son favorables, se podría invertir en semillas de mayor rendimiento o plantar un área más grande.


Leer más sobre nuestro trabajo en la prestación de servicios climáticos para los agricultores (en inglés):

Este post es parte de una serie sobre los impactos de El Niño sobre la agricultura. Echa un vistazo a todos nuestros mensajes sobre el fenómeno de El Niño.