El nuevo Bristol para los agricultores

Agricultores del TeSAC Cauca en Colombia reciben capacitación en lectura e interpretación de indicadores climáticos como precipitación y temperaturas máximas y mínimas. Foto: JL Urrea (CCAFS)
(view original)
Mar 29, 2017

por

Diana Giraldo (CIAT)

El almanaque Bristol es un instrumento de consulta ancestral para orientar las decisiones, tal como el momento preciso para la siembra o para salir a pescar.

“¡El Bristol, lleve el Bristol del 2009, a mil no más!, ofrece la edición del Almanaque Pintoresco de Bristol, aquel librillo anaranjado no mayor a 30 páginas en el cual se proyectan los pronósticos, cambios lunares, los signos zodiacales, chistes, frases célebres entre otras curiosidades” Germán Arciniegas.

Desde hace tres años empezaron a funcionar tanto la Mesa Técnica Agroclimática Nacional y las Mesas Técnicas Agroclimáticas Locales, constituyendo un avance exitoso en “aterrizar” la información agroclimática a otras escalas donde se puedan tomar decisiones locales, mejorando las posibilidades de que el cultivo tenga un buen rendimiento o se disminuyan las pérdidas que pueden ser evitadas.

Bajo este contexto, persiste el reto de cómo llevar el boletín agroclimático a los agricultores y, cómo esta información que se publica cada mes ha generado cambios en el conocimiento, las prácticas y la actitud hacia un nueva toma de decisiones.

Para dar solución a estas inquietudes, les presentamos el nuevo Manual de campo: Servicios Integrados Participativos de Clima para la Agricultura (PICSA), facilitando que los agricultores tomen decisiones, basándose en información climática y específica por sitio generada en las mesas técnicas agroclimáticas locales; conectada con sus sistemas productivos y actividades de subsistencia; todo mediante el uso de herramientas participativas.

Este manual de campo brinda instrucciones paso a paso para trabajar con grupos de agricultores y está dirigido principalmente a extensionistas que han recibido capacitación sobre el uso del enfoque PICSA. Al igual que su predecesor, su portada es de color naranja y se espera que sea una herramienta útil para mejorar la toma de decisiones de los pequeños productores de América Latina como ya lo ha hecho en África, donde se trabaja directamente con las agencias nacionales de meteorología, agentes de extensión y organizaciones no gubernamentales; llegando hasta la fecha a 32.000 hogares de agricultores que toman decisiones mejor informadas a través de PICSA.

Continúe leyendo esta historia en el Blog de CIAT.