Generando una consciencia frente al cambio climático a través del intercambio de experiencias

También disponible en English, Français
El aprendizaje en el marco de la cooperación sur-sur puede generar consciencia climática entre agricultores. Foto: A. Jarvis
(view original)

¿Qué tienen en común Colombia y Senegal, además de están luchando por un cupo en la Copa Mundial de Fútbol del próximo año? pues que ambos países están tomando el liderazgo mundial para enfrentar los retos que propone el cambio climático.

Senegal es un país donde por siglos los agricultores han logrado manejar su clima. Existe además un valioso conocimiento ancestral acerca de indicadores climáticos, y están increíblemente avanzados en conocimiento y manejo de la seguridad alimentaria, en un país donde no cae una gota de lluvia durante 8 meses del año.

En Colombia, el clima todavía aventaja a los agricultores. Los abundantes recursos hídricos y una 'eterna primavera' que gran parte de su territorio experimenta, hace que el clima sea algo poco importante para la mayoría de su población.

Paisaje rural en Colombia, aún sin ser afectado por el cambio climático. sin embargo, se proyecta que La variabilidad climática afectará seriamente el país. Foto: N. Palmer

Sin embargo, la variabilidad climática reciente ha causado un significativo daño a la infraestructura del país, y causando estragos a los agricultores que han sobrellevado tanto inundaciones como sequías en los últimos tres años. Y así, la historia ha unido a Senegal y Colombia, para un intercambio de aprendizaje sobre cómo traer el clima a la conciencia de una nación.

Conocer más: ver video acerca del cambio climático en Colombia

El eje del proceso de aprendizaje es el distrito de Kaffrine, donde el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) está trabajando con el instituto nacional de meteorología (ANACIM por su sigla en francés), el Departamento de Extensión Agrícola, y una serie de instituciones locales para entregar pronósticos estacionales a los agricultores.

Después de tan sólo tres años, la región ha mostrado cómo los servicios de información sobre el clima pueden revolucionar la agricultura, y los buenos resultados han hecho que se extienda a otras tres regiones que en la actualidad están adoptando enfoques similares.

Ver video: nuestro actual trabajo de información climática en Kaffrine, Senegal.

La delegación Latinoamericana, compuesta por funcionarios del sector arrocero y de los cereales de Colombia (Fedearroz y Fenalce), el instituto meteorológico colombiano (Ideam), la Universidad Nacional de Colombia y un representante del Ministerio de Agricultura de Honduras viajaron a Senegal para ser testigos de cómo un país, donde el clima es el núcleo de la cultura y la sociedad, está tomando un liderazgo global en el manejo de la variabilidad climática.

El intercambio, con el apoyo del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y personal del CCAFS, consiste en un día en el campo, donde 'ver es creer'; seguido de talleres de intercambio facilitados donde ambos países comparten sus experiencias y enfoques para la adaptación al cambio climático.

Ana María Loboguerrero, Líder regional del programa CCAFS para América Latina conversando con un agricultor que trabaja en su propio campo en Senegal. Foto: A. Jarvis

El proceso de aprendizaje está siendo documentado de manera conjunta, y hace parte de una alianza de gran alcance que el CCAFS, el CIAT y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia han establecido. Las lecciones aprendidas son para cruzar el Atlántico y ser implementadas en Colombia. La esperanza es que el sector agrícola colombiano vea el cambio climático no sólo como una molestia, sino una oportunidad para maximizar la calidad de vida de los campesinos.

Para Honduras es de gran importancia su acompañamiento a este aprendizaje, pues el CCAFS, en coordinación con la Secretaría de Agricultura pretende llevar esta experiencia a los pequeños agricultores de Honduras

Para Senegal, este proceso fomenta la importancia del experimento Kaffrine, y pone de relieve la necesidad de ampliar esta experiencia a nivel nacional. Cuando 10 actores del agro de Colombia y Honduras están dispuestos a volar 36 horas y tomar una semana fuera de su apretada agenda de trabajo para escuchar esta experiencia, los senegaleses deben estar orgullosos de que lo que está ocurriendo en Kaffrine es un tesoro digno de ser protegido y duplicado.

¿Quién sabe cuando Senegal y Colombia se encuentren de nuevo? podría ser en el Mundial de Fútbol de Brasil 2014, al menos para este intercambio nuestro pronóstico será un merecido empate.

Conozca más sobre las últimas actualizaciones de nuestro trabajo en Kaffrine, Senegal

¿Sabía que nuestro trabajo se extiende en América Latina? Conozca más en la página de la región.